Murmullo de horizonte

Me venció el murmullo del horizonte. Conseguí trabajo formal, fui apresurado por los horarios y olvidándome de llorar.

Superada la primera asfixia, el tiempo me congració con el orgullo de la familia; los asados dominicales, el auto sin una sola marquita protegido del granizo en el garage. Fue gratificante mirar alrededor y contar la gesta bien lograda, la ausencia total de sabores. Notar… el desgaste de las sillas en el parque, de los cuerpos sobre mis sillas semana tras semana.

Lo raro por normal, fue la madre de mis hijos contra el borde de la cama sin ninguna renuncia más….el combo que iniciara la decapitación como una enredadera entre las canas. Todo tan nítido, perfectamente claro.

Hoy arrastro el murmullo que los años me guardaron, imagenes borrosas que no se terminan borrando, varias alarmas que nunca debí silenciar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: