Correlatos / Combustión

Abrir la ventanilla del auto para fumar tiene en el amor un correlato;

La ventanilla se abre de a poco,

y poco es lo que queda expuesto.

De primera, es mejor dejar solo un espacio breve entre el cristal

y la concavidad de la puerta.

Así, la presión obliga al humo

y el humo se retira con docilidad.

Cuando el calorcito incipiente,

el de la braza en el extremo lejano del cigarro

nos quema

apenas la punta de los dedos

desde una muy visitada

falta de control,

corremos el riesgo de ahogarnos.

Entonces,

conviene abrir la ventanilla plenamente.

Solo así podríamos disminuir la presión.

Solo así, no nos sorprende el peor humo,

el que sobra

cuando la combustión del cigarrillo terminó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: