Miserable Sur

Vos eras del barro y desapareciste, por seguirte el barro me cubrió. Me costó regresar con tu tierra sucia a donde no estabas. No sé qué fue lo atractivo de una orilla tan anticipada y seca, incluso me avisaste… ¡extranjero!, cuidado, lo que estás viendo es barro, Riachuelo, no es tu cosa Don Pedro. YoSigue leyendo “Miserable Sur”

Murmullo de horizonte

Me venció el murmullo del horizonte. Conseguí trabajo formal, fui apresurado por los horarios y olvidándome de llorar. Superada la primera asfixia, el tiempo me congració con el orgullo de la familia; los asados dominicales, el auto sin una sola marquita protegido del granizo en el garage. Fue gratificante mirar alrededor y contar la gestaSigue leyendo “Murmullo de horizonte”